Blog de Directo a Japón

Directo a Japón 2018 - Diario de viaje (Día 3) - Vuelo a Naha (Okinawa)

De isla a isla y tiro porque me toca

02 de Marzo de 2018

     Tras volver a pasar la noche durmiendo sobre un futón del grosor de un folio, me desperté incluso antes de que sonara el despertador. Tras una llamada a casa, desayuné rápidamente y puse camino hacia la estación para coger el metro que me llevaría a Nippori, donde conectaba con el Keisei Skyliner. Hasta hoy me jactaba de no haber ido nunca apretado en un metro japonés, pero hoy que iba con la maleta a cuestas parece que decidieron acabar con mi racha. Cuando vi venir ese vagón hasta los topes sabía que de una manera u otra tenía que entrar, o me arriesgaba a perder el avión. Así que con un poco de contorsionismo y apretando bien al personal allí me metí. Menos mal que eran pocas paradas, y que casi nadie quiso salir en medio, porque si no podría haber sido un pequeño desastre.

Ya en la estación de Nippori, al entrar veo que las dos máquinas expendedoras de tickets estaban apagadas, y encima no había nadie en la oficina anexa. Pero no se por qué, de repente ambas se encendieron y pude comprar el ticket (menos mal), y al pasar el torno tuve que volver a usar otra máquina de tickets para la reserva de asiento. No se por qué no lo venden de una sola vez y evitan tener que hacer dos veces el proceso para un mismo tren. Así que a los pocos minutos ya estaba sentado de camino al aeropuerto de Narita, donde pondría rumbo a...

♦ Vuelo a Naha (Okinawa):

Pues eso, que la siguiente parada en este viaje de 2 meses por Japón era Naha, la capital de Okinawa. Esta isla se encuentra al sur de Japón, a poco más de tres horas en avión desde Tokio. Y para este vuelo utilicé los servicios de la aerolínea japonesa Vanilla Air, una low-cost del país. Los vuelos de esta aerolínea parten de la terminal 3 del aeropuerto de Narita, por lo que al bajar del tren tuve que caminar unos 15 minutos desde la terminal 2 hasta la 3. En un principio no iba a facturar equipaje ya que vuelo con una pequeña mochila y una maleta mediana, pero leyendo previamente las opiniones sobre esta aerolínea y sabiendo que son bastante estrictos, decidí pagar desde casa por facturar la maleta. E hice bien, porque nunca antes había visto medir y pesar las maletas de TODOS los pasajeros, uno por uno.

Así que tras facturar y esperar 5 minutos frente al mostrador por indicación de la chica que me atendió (por lo visto te lo piden por si en ese tiempo ven algo extraño en tu equipaje y para poder llamarte), puse rumbo a la puerta de embarque, a la que entré nada más llegar porque llevaban un rato embarcando. Tuvimos que ir en bus hasta el avión, y les prometo que se me hizo más largo ese trayecto que el del tren al aeropuerto. Menuda visita guiada por Narita.

El avión tenía dos filas de asientos de 3, yo estaba en la fila 7, en ventanilla, como no. Creo que el vuelo fue completamente lleno, y tras media hora de retraso por un pequeño atasco en la salida a pista, despegamos rumbo al aeropuerto de Naha. Los primeros minutos de vuelo nos regalaron una maravillosa vista del Fuji nevado, y estaba tan despejado el día que se veía claramente. El resto del vuelo transcurrió sin problemas, por comentar algo, diría que los asientos son bastante estrechos, ya que yo no llego al 1.80 e iba con las rodillas pegadas al asiento delantero.

♦ Y llegamos a Okinawa:

Al bajar del avión nos recibe un cielo despejadísimo y una temperatura la mar de agradable, sobre unos 20 grados. La primera sorpresa me la llevé cuando al acceder a la "terminal" veo que no hay cinta transportadora para el equipaje facturado, sino que habían algunas maletas tras unas cadenas. El equipaje lo iban poniendo dos chicas según llegaba del avión, y cada uno se iba sirviendo. La segunda sorpresa es que tanto Vanilla Air como otra low cost japonesa, Peach, no operan en la terminal principal del aeropuerto de Naha, sino que están separados en una especie de nave indistrial que poco parecido tiene con una terminal al uso. Si en algún momento utilizan alguna de estas aerolíneas para volar a Naha, tengan en cuenta que al llegar deberán tomar un bus que conecta con la terminal principal. Y lo digo porque no vi indicación alguna, así que me dejé llevar por lo que hacía el resto,y algunos estaban igual o más perdidos que yo porque se iban caminando hacia la carretera y un guardia los tuvo que frenar.

Al llegar a la terminal tenía que ir a la estación del monorrail YUI, el único servicio de tren que opera en la isla. Compré el pase para 2 días y así no estar comprando tickets por separado, ya que tenía pensado hacer la mayoría de desplazamientos entre hoy y mañana. El monorrail muy bien, en pocos minutos estaba en mi parada y de camino al hotel, que esta vez era un apartamento, el Weekly Harbourview Mansion, bastante económico, bien situado, y con un apartamento enterito para mi, cocina y baño prefabricado incluidos, y sin olvidar el balcón. Por cierto, ya probé la cama y hoy al fin no sentiré que duermo sobre el suelo.

♦ Un paseo por Kokusai dori:

Tras dejar todo en el apartamento, volví a la parada del monorrail, aunque antes parando en un konbino que hay justo al lado para comer y beber algo, ya que eran cerca de las 4 de la tarde y no había comido. Tras recuperar fuerzas subí al monorrail y en la siguiente parada ya me encontraba cerca del inicio (o el final según por donde quieras empezar) de la calle principal de Naha, Kokusai dori. Esta calle tiene unos 2 kilómetros de largo y concentra un numeroso grupo de tiendas y restaurantes, así como hoteles y algún centro comercial en las cercanías. Al principio me estaba pareciendo una turistada más, con alguna que otra cosa curiosa, pero sin nada que sorprendiera. Luego llegué al mercado de Makishi, una calle comercial techada con muchísimas tiendas en los laterales, y si estás atento verás que hay una zona en el interior, tras unas puertas un poco ocultas, que esconde un mercado más auténtico aún, con sus puestos de pescado fresco, mariscos y otras muchas cosas que no adiviné a saber lo que eran. Y por si quieres comer en un sitio auténtico, subiendo las escaleras de este mercado interior habían varios puestos sirviendo comidas típicas de la zona. Un lugar fuera de la vista de los turistas, ya que en el rato que estuve dentro no me crucé con ningún otro.

De vuelta al mercado más turístico, seguí andando para dirigirme a otra calle comercial, paralela al mercado de Makishi, llamada Heiwa dori, que si bien seguía siendo puramente turística, escondía algún que otro rinconcito auténtico. Por aquí habían menos turistas aun, por lo que se ve que la mayoría se queda en las calles principales. Tras recorrer esta calle un rato seguí hasta el final ya que me dirigía a otro lugar, el barrio de la cerámica o Tsuboya Yachimun. Un pequeño distrito en el que la administración Ryukyu, gobernantes de Okinawa hace 300 años, concentraron a los comerciantes y fabricantes de cerámica. En la actualidad no quedan mucho más de 20 tiendas y talleres dedicados en exclusiva a este arte. Y para ver precisamente este pequeño rincón de Naha es por lo que nos dirigimos aquí, y fue todo un acierto, ya que sin duda fue lo que más me gustó de lo que había visto hasta el momento de la ciudad.

Fue un agradable paseo por calles estrechas, con cierto aire tradicional y, lo mejor de todo, sin turistas y con una tranquilidad maravillosa. Estuve un buen rato paseando por estas calles, metiéndome por cada rincón que veía sin saber a donde me llevaría, viendo tiendas y talleres de cerámica, bastantes gatos, y muros cubiertos por hiedras. Una visita que recomiendo totalmente.

Y finalizada la vuelta por este pequeño rincón volví a pasar por la zona de los mercados, para acercarme a un restaurante bastante escondido donde había escuchado que preparaban un ramen muy bueno. Pero me entretuve tanto sacando fotos y vídeos en el barrio de la cerámica que llegué 15 minutos después del cierre. Así que habrá que volver mañana a almorzar o una cena temprana, ya veremos. La zona del mercado cambió radicalmente al atardecer, ya que estaban cerrando muchos de los comercios y se respiraba otro ambiente, más tranquilo, y a la vez más relajante y familiar. Te veías a los propietarios hablando entre ellos, recogiendo, gente tomando algo en pequeños bares escondidos en callejones, vamos, que parecía otro sitio. Así que ante este panorama decidí darle otra vuelta al mercado para descubrir que al atardecer es otra cosa.

Ya de vuelta en Kokusai dori, sin apenas luz, los neones cobraban protagonismo y el ruido ambiental se hacía dueño de la calle. Multitudes caminando por las aceras, entrando a tiendas y restaurantes, gente mirando los escaparates para decidir si entran a ese local o al otro. Yo anduve un rato más, parando un minuto únicamente para escuchar a un músico callejero tocar algunos temas de los estudios Ghibli, y puse rumbo a la estación del monorrail en el otro extremo de la calle.

Ya era hora de ponerle fin a este día de vuelos y paseos improvisados, previa visita al konbini, que como me cerró el restaurante de ramen tenía que comprar algo para la cena, y de paso para el desayuno. Así que una ducha, cena, poner a descargar las fotos y vídeos del día, escribir este post con la tele de fondo (por cierto, están poniendo una peli de Doraemon, y tiene pinta de que es porque mañana estrenan otra en los cines), y a dormir, que no puedo con mi alma.

 

Si aún no has leído los dos primeros días, estás tardando, y si dejas algún comentario te estaremos eternamente agradecidos. Y no olvides suscribirte a la web (y a las redes sociales, que en todas ponemos cosas distintas) para no perderte ninguno de estos 60 capítulos que formarán parte de esta gran aventura. ¡Gracias por estar ahí!.

 

CONTINÚA LA CRÓNICA EN EL DÍA 4

Ver más artículos relacionados

Comentarios

 Quiero suscribirme y recibir novedades de Directo a Japón

Óscar G.

09/04/2018

Cada dia, cada episodio, me entran más ganas de querer ir a visitar Japón, espero poder ir alguna vez, (forma parte de mi lista antes de...) jajaja seguire leyendo tus hazañas y aventuras en tierras niponas :)
P.D. ya me he visto todos los videos de Japonizados ;)

Directo a Japón

11/04/2018

Nos alegra que estos capítulos te estén gustando ^_^ Seguro que acabarás viniendo y esperamos que te encante Japón al menos la mitad que a nosotros ;)
Muy bien con lo de los vídeos de Japonizados, si es que son unos cracks!